COMUNICADO

COMUNICADO

Caracas, 09 Diciembre 2019.

La Cámara Venezolana de Franquicias PROFRANQUICIAS se ve obligada a fijar posición para rechazar actos reiterados de violación a derechos de Propiedad, en este caso, violación a los derechos de Propiedad Intelectual que suponen además, la negación de la ética comercial e industrial, por lo que condenamos la aparición de locales comerciales con Marcas Nacionales e Internacionales reconocidas, sin la licencia correspondiente, tal como se ha expresado y hecho viral en redes sociales. Vemos con suma preocupación como la informalidad de la actividad económica en el país ocupa cada vez más espacios.

La formalidad, como factor fundamental de crecimiento del país debería imponerse al caos, la anarquía y a la informalidad. También hacemos un llamado a los emprendedores en el sentido de que la creatividad es crear, crear nuevas marcas y no copiar a las existentes.

En concreto, y con absoluto descaro, se observa la aparición de locales comerciales y productos en flagrante plagio y copias de Marcas  que infringen derechos de propiedad intelectual, usurpando marcas internacionales notoriamente reconocidas, donde los responsables asumen de forma descarada y reconocen que se trata de iniciativas planificadas, sin temor a que puedan recibir acciones legales por parte de los legítimos titulares de las marcas afectadas.

La reaparición de conductas como éstas, que van más allá de la ya nociva y masiva falsificación de productos, son hechos que atentan contra la credibilidad y confianza del país por parte de inversionistas nacionales y extranjeros. Generar confianza, a través de un marco jurídico sólido, con instituciones que sancionen esta clase de situaciones, forma parte de una agenda de trabajo básica que apunte hacia la reconstrucción del aparato productivo.

El país no debe ser terreno fértil para personas que desean actuar al margen de la ley, y además violando principios éticos y morales. Ser parte de una economía globalizada, conlleva derechos y obligaciones. Violentar el principio del trato nacional, podría generar sanciones hacia  ofertas de productos y servicios venezolanos que intentan posicionarse internacionalmente. Por ello, denunciamos y reprochamos todo acto que suponga un irrespeto al derecho de Propiedad, en detrimento de la lealtad comercial e industrial.